Ir a las referencias

Justificación y objetivos

El osteoma osteoide (OO) es una entidad patológica bien conocida, aunque en su estudio siempre se han planteado algunas peculiaridades e incógnitas. Aunque algunos autores han expresado dudas sobre su carácter neoplásico, se sigue aceptando que se trata de un tumor óseo.

En este trabajo se va a exponer cómo los conocimientos actuales sobre el OO y las Fracturas de Estrés (FdE) nos han llevado a cuestionar el origen neoplásico del OO, y a proponer una nueva teoría etiopatogénica, que aclara muchas de las peculiaridades, no comprendidas hasta ahora, de los osteomas osteoides.

El esquema desarrollado de este trabajo va a ser el siguiente:

  1. Justificación y objetivos
  2. Introducción histórica sobre el Osteoma Osteoide. Se comenta la evolución que han sufrido algunos aspectos de su diagnóstico y tratamiento.
  3. Presentación de dos casos clínicos, en los que las alternativas diagnósticas de OO y de Fractura de Estrés (FdE) nos sorprenden y nos extrañan.
  4. Se buscan y encuentran asociaciones y publicaciones científicas en las que se refleja una especial relación entre esas dos patologías, OO y FdE
  5. Se realiza una revisión sobre la patogenia de las FdE y sus aspectos mecanobiológicos. Se recuerda cómo las microfracturas producidas por sobrecarga, los llamados microcracks, pueden acumularse y crecer. Se considera la posibilidad de una acumulación concéntrica de microcracks, y se plantea una nueva hipótesis sobre la formación de los osteomas osteoides.
  6. Se realiza una revisión exhaustiva de las publicaciones científicas sobre el OO, analizando todos sus aspectos: recidivas, presentaciones simétricas y múltiples, osteomas osteoides postraumáticos, peculiaridades de algunas localizaciones, histología, dolor, presencia de prostaglandinas, inervación etc. Encontramos innegables incongruencias con el carácter neoplásico atribuido hasta ahora al OO, y sin embargo claras concordancias con las patologías por sobrecarga ósea (FdE).
  7. Se revisan ciertos aspectos sobre los tratamientos del OO, como la evidencia de curación con extirpación incompleta, que refuerzan la confirmación de la nueva teoría. Se plantea una nueva opción terapéutica para los OO.
  8. Se hacen algunos comentarios sobre los Osteoblastomas, dadas sus similitudes con los osteomas osteoides.
  9. El conjunto de todas las evidencias expuestas nos llevan a refutar que el OO sea un tumor óseo, y a proponer una nueva teoría etiopatogénica.
  10. Se hacen algunas consideraciones finales sobre las aplicaciones prácticas de esta nueva teoría, y sobre el nuevo enfoque que se le ha de dar a partir de ahora al Osteoma Osteoide.